Ser un buen cerrajero (I)

Es habitual leer en multitud de páginas web a profesionales de la cerrajería definirse como «buen cerrajero». Nos parece importante definir bien este término, un buen profesional es mucho más que un conjunto de habilidades técnicas que le hacen capaz de desarrollar su labor de una forma eficaz y eficiente. En este artículo creo que es conveniente matizar en la medida de lo posible en que basamos la afirmación de decir que somos buenos cerrajeros.

buen cerrajero

¿Que es ser un buen cerrajero?

Para nosotros un buen cerrajero debe tener además una faceta humana tan importante como su técnica o herramientas de trabajo. Hay una serie de cosas que nos parecen claves en un buen cerrajero. Empezaré por la parte que atañe puramente al trabajo y luego hablare de la parte humana del mismo, dos facetas que han de combinarse para llegar a ser un buen cerrajero de verdad.

Un cerrajero debe ser diligente y activo

En primer lugar el cerrajero debe ser rápido poniéndose en marcha, en muchas ocasiones las personas están esperando incomodos o en un lugar que puede resultar peligroso. Lo profesional es ir con la mayor rapidez posible, como si fuera tu hermano el que ha perdido las llaves. Eso es algo que distingue a un profesional. Un cerrajero debe ser transparente con el cliente

Un cerrajero debe ser claro y transparente, no se puede jamás aprovechar de la situación para engañar o confundir a los clientes facturando trabajos innecesarios o cambiando piezas que no hace falta. La mejor forma de que un cliente te vuelva a llamar es haciendo un buen trabajo y siendo honrado.

Un cerrajero debe ser discreto

La cerrajería es un negocio que requiere discreción, es totalmente inapropiado ir contando por ahí a quien has abierto la casa o lo que has visto en casa de nadie. Ni tampoco debes contar a nadie que puerta tiene un cliente o que tipo de cerradura. Es una cuestión de sentido común, es algo muy serio, estamos hablando de la seguridad de las personas.

Un cerrajero debe ser honrado con el cliente

Un cerrajero que se diga a si mismo buen profesional debe contar con buenas herramientas y ser sincero consigo mismo. Hay puertas y cerraduras que no los abre cualquiera, y prefieren romper y cambiar por no perder el servicio. Eso es engañar a la persona que te pide el trabajo y no es como actúa un buen cerrajero ni una buena persona. Si no puedes abrir la cerradura debido a que no la conoces o no tienes experiencia con ese modelo hay que decirlo, romper la puerta para no dejar de ganar dinero es de ser un mal profesional que da mal nombre al sector.

En el siguiente artículo seguiré hablando sobre como ser un buen cerrajero, la parte humana del trabajo.

Publicado en Sin categoría Etiquetado con: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*